Las 3 averías más caras de un coche

Las 3 averías más caras de un coche

Aunque hoy en día existen muchas ventajas para los coches a la hora de recibir alguna clase de revisión o reparación, como por ejemplo un taller móvil Alicante o nuevos dispositivos de diagnóstico para examinar los motores, hay averías a las que ningún propietario querría tener que enfrentarse.

Las peores averías que puede tener un coche

Una de las averías más comunes y también de las más caras es la de la junta de la culata. Lo que incrementa tanto el precio de la reparación es que se tienen que invertir muchas horas de trabajo y no es algo precisamente sencillo.

A ello hay que sumarle el valor de la pieza afectada, lo que puede hacer que la reparación sea una de las más caras que puede sufrir un vehículo.

Otra avería que puede llegar a ser muy cara es la de la correa de la distribución. Puede romperse por el desgaste producido por el uso pero también por un accidente. El problema no es su rotura sino que al estar conectada con otros componentes del motor, puede llegar a afectar a otras piezas.

Éstas pueden rozarse o golpeándose hasta estropearse o incluso romperse como el pistón, válvulas, bielas, etc. Dependiendo de la avería, el coste puede aumentar exponencialmente.

Finalizamos con otro de los fallos que pueden aumentar notablemente la factura del taller, el fallo del ordenador del coche. El problema en estos casos es que no todos los talleres cuentan ni con el personal adecuado ni con las herramientas para solventar los problemas que pueden tener los ordenadores de abordo.