¿Cómo se recicla un neumático?

¿Cómo se recicla un neumático?

Los neumáticos son una de las partes más importantes del vehículo y dado que es la única parte que está en contacto con la carretera, debemos tenerlos siempre en las mejores condiciones. En un taller mecánico en Cox nos ayudarán no solo a revisar su estado sino que también nos aconsejarán sobre cuáles son los más adecuados para circular con total seguridad.

Cuando su dibujo no tiene los 1,6mm de profundidad mínimos que marca la ley es necesario desecharlos, aunque normalmente no hay que esperar a que el neumático llegue a este punto de desgaste. ¿Sabemos qué sucede cuando se desecha un neumático?

Procesos para reciclar un neumático

Hay varios procesos para reciclar el neumático, como por ejemplo mediante la termólisis. En este caso se calienta a alta temperatura en un ambiente sin oxígeno, con lo que se eliminan los enlaces químicos y aparecen los hidrocarburos, devolviendo los compuestos originales del neumático.

La pirólisis es otro de los procesos mediante los cuales se destruye el material que compone los neumáticos y se obtienen diferentes materiales que pueden ser reutilizados.

La incineración es un proceso mediante el cual el neumático es quemado en hornos refractarios. No es el mejor método porque la velocidad de combustión no es rápida y tras este proceso hay que depurar los residuos resultantes, además es bastante contaminante.

La trituración mecánica consiste en convertir los neumáticos en pequeños trozos que podrán ser utilizados posteriormente. Por otro lado también está la trituración criogénica, proceso que se debe hacer en complejas instalaciones y que no son demasiado rentables.

El material resultante puede servir para hacer nuevos neumáticos, relleno de campos de césped artificial, calzado, productos para el asfaltado de carreteras, suelos de seguridad, proyectos de obra civil, combustible de sustitución en cementeras, alfombras, materiales de construcción, aislantes de vehículos, suelos de atletismo, etc.